Visita exprés a Chisinau

Lugares abandonados y edificios en ruinas en la capital de Moldavia

Chisinau (Chișinău) es la capital de la República de Moldavia, el país más pobre de Europa, situado entre Rumanía y Ucrania. A parte de ser la ciudad más grande, también es la más poblada y la más económicamente desarrollada. Aún y así, a penas viven 700.000 personas.

¿Cómo llegar?

En mi caso, y como ya expliqué en este post, yo me encontraba dando la vuelta a Rumanía, por lo que mi visita a Chisinau fue más que exprés. Desde la ciudad rumana de Iasi hay autobuses que cruzan la frontera y llegan hasta la capital moldava en unas 5 horas. Eso sí, seguramente sean furgonetas que intentarán llenar al máximo, por lo que no esperes estar demasiado cómodo.

Desde Bucarest también se puede llegar en tren y, sino, siempre queda la opción de desplazarse en avión, aunque no es uno de los destinos más baratos para ir desde España.

chisinau

Documentación

Moldavia no forma parte de la Unión Europea, pero aún y así, según el Ministerio de Exteriores, se permite la entrada con DNI. Lo más recomendable y que te llevará menos problemas es ir con pasaporte, ya que en la frontera o aeropuerto te estamparán el sello de entrada. Puedes estar un total de 90 días sin necesidad de visado.

En cuanto a la moneda, usan el Lei moldavo, que vendrían a ser 0’2 Lei rumanos, aproximadamente. Si cruzas desde Rumanía, es aconsejable llevar una pequeña cantidad en efectivo para poder cambiarla al llegar o pagar con Lei rumano en caso de emergencia, aunque en el primer caso es posible que se lleven una pequeña comisión. Una vez allí, podrás retirar dinero en cualquier cajero, aunque no abundan.

¿Dónde alojarse?

Aunque sea la capital, la ciudad no está preparada para el turismo, por lo que la oferta de alojamientos no es muy extensa. En Booking hay varios hoteles y hostales a precios más que asequibles.

¿Cómo desplazarse?

Normalmente recomendaría desplazarse en transporte público, pero la verdad es que ninguno de los autobuses a los que subimos en Chisinau nos llevaron donde esperábamos. Muy poca gente habla inglés, por lo que pedir direcciones se hace bastante complicado. Además, no hay casi paradas de autobuses, teniendo que pararlos en algún punto de la carretera, subir rápidamente, pagar, y esperar que sea ese el correcto. Puede ser una experiencia divertida, pero no esperes acabar en el destino deseado.

Otra opción, también barata y un poco menos arriesgada, son los taxis. También será bastante complicado hacerle entender al conductor tu destino, por lo que lo más recomendable es que lo lleves escrito en algún papel o puedas mostrarlo en el mapa directamente. Por lo general, podrás encontrar un taxi en casi cualquier esquina, y los precios son irrisorios.

¿Qué visitar?

En esta ciudad no abundan las atracciones turísticas propiamente dichas, pero eso no quiere decir que la ciudad sea menos interesante.

Aunque puedes pasar por delante de monumentos como la estatua de Esteban el Grande, ver la Catedral de la Natividad, situada en el centro de Cathedral Park o ver el Parlamento, es más gratificante el simple hecho de pasear por la ciudad. Sorprenden, de buenas a primeras, las calles a medio asfaltar, las aceras fuera de sitio y la gran cantidad de tramos en obras que se pueden encontrar en el mismo centro de la ciudad. Muchos de los edificios tienen la apariencia de estar abandonados y algunos de ellos ya han cedido al paso del tiempo. El proceso de reconstrucción y mantenimiento de la ciudad es lento.

Como amante de los mercadillos y rastros, me encantaron la cantidad de ellos que puedes encontrar. Casi en cualquier paseo o parque se reúnen los puestecitos de antigüedades, libros y objetos de segunda mano. En las calles, los vendedores extienden sus mercancías sobre grandes mantones y a su alrededor se forma un batiburrillo de personas toqueteándolo todo. También llaman la atención los pasos subterráneos para cruzar las anchas avenidas, donde también se pueden encontrar tiendas de todo tipo de objetos. Literalmente.

mercado callejero Chisinau
Mercado callejero en Chisinau

Por otro lado, si eres de los que les fascinan los sitios abandonados, Chisinau es la capital perfecta para eso. El circo abandonado es uno de los edificios que más llaman la atención. El Circo Estatal de Chisinau fue inaugurado en el 1981 y era el edificio más grande del país, permitiendo a grandes audiencias disfrutar de sus espectáculos. Unos años más tarde, en 2004, debido a la crisis que estaba sufriendo el país, fue abandonado. Aunque dicen que lo están renovando para volver a ponerlo en funcionamiento, no es esa la impresión que da desde fuera. Eso sí, si esperas poder verlo desde dentro, tendrás que conformarte con buscar fotos por internet, ya que el edificio se encuentra cerrado a cal y canto y vigilado por personal de seguridad.

circo abandonado Chisinau
Fachada del circo abandonado de Chisinau

Por último, me gustaría hablaros del antiguo cementerio judío. Un hombre que conocimos allí nos explicó que el lugar en sí no está completamente abandonado, ya que todavía hay personas que se acercan hasta las tumbas de sus familiares a llevar flores.

La zona de Moldavia había albergado, antes del Holocausto, una gran comunidad judía. Es por ello que en este cementerio se pueden encontrar cerca de 23.500 tumbas. El paso de la naturaleza por las lápidas, las tumbas amontonadas unas encima de otras, la sinagoga en ruinas y mostrando los agujeros de balas en las puertas de metal, sumado al ambiente y colores otoñales, le da al sitio un toque misterioso. 

ruinas sinagoga cementerio judío
Ruinas de la Sinagoga en el cementerio judío

Mi paso por Moldavia fue muy fugaz, y no fue mucho lo que llegué a ver. Aún y así, debo admitir que me quedé con ganas de descubrir más sobre él y visitar otras zonas, como la misteriosa Transnistria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.