Sydney

10 sitios para visitar gratis en el centro de la ciudad y un paseo para desconectar del ajetreo

Aunque no sea la capital de Australia, Sydney es la ciudad más grande y poblada de todo el país. En sus más de 12.000 km2 viven más de 5 millones de habitantes. Es la capital del estado de New South Wales, y sus numerosas entradas del mar son lo que conforman la bahía de Sydney. Esta gran ciudad se compone por cientos de suburbios, que a su vez se organizan en áreas.

Descubrir toda la ciudad es prácticamente imposible y es difícil hacerse una idea de su tamaño hasta que no te encuentras en ella. En este artículo os propongo algunos planes gratis para hacer en la ciudad, y cómo moverse por ella de forma económica.

Harbour Bridge y Opera House, Sydney
Panorámica de Harbour Bridge y Opera House

Cómo llegar del aeropuerto al centro de la ciudad

El aeropuerto de Sydney se encuentra muy bien conectado con el centro de la ciudad.  Hay dos estaciones de tren, una debajo de las terminales domésticas T2 y T3 y otra debajo de la terminal internacional T1. En ellas puedes coger la línea T8 hasta ‘Centre Station’ o ‘Town Hall’, situadas en el centro de la ciudad.

Para ello, necesitarás comprar un billete de tren individual, cuyo precio es de $18’70, o comprarte una tarjeta OPAL, que si vas a estar unos días en New South Wales, es lo que sale más a cuenta.

La tarjeta OPAL te sirve para el transporte público de NSW, y es recargable, por lo que únicamente deberás ir poniendo más dinero cada vez que te quedes sin saldo. El precio mínimo que deberás pagar una vez la compres es de $35.

opal card

Puedes descargarte la aplicación en tu móvil para registrar tu tarjeta, consultar el saldo que te queda, recargarla, o reclamar el dinero que tengas en ella si la pierdes. También puedes consultar los horarios y precios de los trenes en tiempo real.

El trayecto en tren desde el aeropuerto hasta el centro con la tarjeta OPAL es de $16’77.

Ahora bien, lo importante es ir hasta el centro de la ciudad sin arruinarse, así que si quieres la fórmula barata, deberás coger más de un transporte. La tarjeta OPAL sólo se puede conseguir en la estación de tren, así que primero deberás bajar a las taquillas y comprarla allí. Una vez la tengas, justo delante de la Terminal 1 se encuentra la parada de autobuses, donde deberás coger el 400 hasta ‘Mascot’ (2 paradas). A un minuto andando desde donde te deja el autobús, está la estación de tren con el mismo nombre, por la que pasa la misma línea que viene del aeropuerto, la T8, que te llevará hasta ‘Central Station’, donde podrás conectar con cualquier otro trasporte que necesites para ir a cualquier parte de la ciudad.

Al hacerlo de esta manera, te ahorras unos cuantos dólares, ya que el trayecto no te costará más de $4 (aproximadamente).

Dónde alojarse

Sydney es enorme, y las opciones para alojarse son también infinitas. Depende qué te apetezca hacer en la ciudad o cerca de qué quieras estar, podrás escoger una zona de la ciudad u otra. La zona por excelencia de backpackers, donde se aloja casi todo el mundo al llegar a Sydney es Potts Points, en Kings Cross. Aún y así, es una zona bastante ruidosa por las noches y los hostales son de dudosa calidad. Si quieres un análisis más detallado de las zonas para decidir dónde te alojarás, puedes leerte este artículo.

Si lo que buscas es ahorrar dinero, muchos hostales disponen de cocina, por lo que podrás prepararte tus propias comidas y no pagar los altos precios de los restaurantes de la ciudad.

Qué hacer gratis en el centro de la ciudad

Sydney es una de las ciudades más caras de Australia. Tanto desplazarse por ella, como ir a un restaurante o visitar las típicas atracciones turísticas, pueden dejar a uno con el bolsillo vacío. Aún y así, hay infinidad de cosas que se pueden hacer totalmente gratis o por tan sólo unos pocos dólares, y aún y así podrás disfrutar de la ciudad.

Sydney Opera House

Es imposible pisar Sydney y no visitar la Opera House, el monumento símbolo de la ciudad junto con Harbour Bridge. Diseñada por el arquitecto danés Utzon, se empezó a construir en 1959, después de que su diseño ganara el concurso internacional. Aún y así, no fue hasta 1973 cuando se inauguró formalmente, después de haber sufrido varios retrasos, aumentos en el presupuesto inicial, y acabando con la resignación del propio arquitecto.

Opera House, Sydney
Vistas de la Opera House y la bahía de Sydney desde Harbour Bridge

Aunque es una zona muy concurrida por turistas, vale la pena rodear la Opera a pie, admirando la arquitectura de tan famoso edificio. Se puede llegar caminando desde Circular Quay paseando por el muelle, que ofrece vistas al puente más famoso de todo el país, o por el lado opuesto, desde el jardín botánico.

Si lo que quieres es visitarla por dentro, puedes consultar los eventos y comprar entradas en la página oficial.

Royal Botanic Garden

Este jardín, de 30 hectáreas, está situado en la bahía junto a la Opera House. En él se pueden encontrar una gran variedad de plantas y árboles distintos, a la vez que se contempla la bahía y se pasea por sus caminos. En lo alto de la pequeña colina se encuentra la Government House, de arquitectura gótica y que fecha de 1847, esta casa se encuentra en el registro de propiedades históricas de NSW.

Además, también se encuentran el Conservatorio de Música de Sydney, un jardín de especias (Herb Garden), algunas esculturas como Mrs Macquaries Chair y el Calyx. Este último edificio es un centro de actividades, con cafetería y tiendas, donde también se puede visitar una gran exposición de plantas carnívoras, situadas junto a una gran pared cubierta de plantas.

State Library of New South Wales

State Library NSW
Entrada a la State Library of New South Wales

La biblioteca de New South Wales, también conocida como Mitchell Library, es la más antigua de Australia. Vale la pena visitarla, no sólo por la arquitectura del edificio, que fecha de 1826, sino también por las exposiciones que alberga en el piso superior. Aunque las exposiciones varían y no siempre están las mismas, lo más seguro es que te ayuden a entender la historia del país. Cuando estuve yo, una de las exposiciones mostraba una gran colección privada de fotografías antiguas de Sydney, y la otra contenía diarios, fotografías y vídeos de los soldados australianos que participaron en la primera y segunda guerra mundial. Puedes consultar las exposiciones que muestran en cada momento en su página web.

The Mint y Hyde Park Barracks Museum

Situados uno junto al otro, estos dos museos se encuentran en Macquarie Street, junto a Hyde Park. The Mint, fue en sus orígenes, en 1816, un hospital para convictos. Habiendo cambiado de uso durante los años, en 1853 se convirtió en la ceca real, siendo la primera sede fuera de Reino Unido de la Ceca Real de Londres. Actualmente es el museo del oro australiano. Aún se conserva la estructura original, con los porticones y la baranda colonial. Puedes leer más sobre su historia aquí.

Cartel No Visitors The Barracks
Antiguo cartel de la prisión The Barracks, reconvertida en museo

Por otro lado, los barracones de Hyde Park Barracks Museum albergaban cerca de 800 reclusos. A partir de 1848 se convirtieron en las dependencias de inmigración y, más tarde, en tribunal. Actualmente este museo te explica la historia social de Sydney, pudiendo visitar las dependencias de lo que era el tribunal y las diferentes salas. También es donde los australianos pueden consultar si tienen algún antepasado convicto.

La entrada a The Mint es totalmente gratuita. Hyde Park Barracks Museum tiene un precio de entre $8 y $12, aunque se puede visitar el edificio y caminar entre los barracones sin necesidad de comprar entrada.

Hyde Park

Este parque, situado en el centro de la ciudad, es el parque público más antiguo de Australia, construido entre 1810 y 1927. Junto al extremo norte se encuentra St. Mary’s Cathedral. Después que la catedral original fuera destruida en un incendio en 1865, la catedral actual se ha ido construyendo durante los años hasta su finalización en el año 2000.

Anzac Memorial Hyde Park Sydney
ANZAC Memorial, en Hyde Park

En el extremo sur del parque se encuentra el ANZAC Memorial (Australian and New Zealand Army Corps), construido en 1934 para conmemorar los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial, aunque con los años se ha convertido en símbolo de todos los soldados caídos en diferentes guerras.

Queen Victoria Building

Este edificio, situado en George Street, en el centro de Sydney, fecha de 1898 y es uno de los edificios más famosos de la ciudad. Diseñado para ser un mercado, actualmente es uno de los centros comerciales de lujo más conocidos de Sydney. Llaman la atención, los dos grandes relojes que cuelgan del techo, junto con las coloridas cristaleras que coronan las puertas del edificio. Aunque no vayas expresamente de compras, vale la pena dar una vuelta por él, especialmente durante la época navideña, donde un enorme árbol de Navidad se alza las 3 plantas del edificio hasta llegar a la cúpula del techo.

Queen Victoria Building
Edificio Queen Victoria, con la estatua de la Reina justo delante

A poca distancia de Queen Victoria Building se encuentra Town Hall Square, donde a un lado de la plaza encontramos el ayuntamiento y, al otro, St. Andrews Cathedral, ambos edificios construidos en 1874. Como curiosidad, los jueves a mediodía se pueden disfrutar conciertos de órgano en la catedral.

The Rocks

Es uno de los barrios históricos de Sydney más conocidos. A los pies de Harbour Bridge, se encuentran los mercados callejeros con comida y productos hechos a mano entre los edificios históricos. Al otro lado del barrio, encontramos el Circular Quay. En este barrio se encuentran también varios museos y galerías de arte, restaurantes de moda, y los pubs más antiguos de la ciudad. Vale la pena desviarse de las calles principales y caminar por las estrechas callejuelas, como Nurses Walk, situadas entre edificios pero aún y así, llenas de vida.

Es ahí donde encontramos también Cadmans Cottage, el segundo edificio más antiguo de la ciudad, habiendo sido construido en 1816, siendo también el primer edificio de The Rocks. El edificio, que antiguamente estaba a tan sólo 2 metros del mar cuando había marea alta, ha tenido diferentes usos, siendo residencia de los timoneles del Gobierno y cuartel general de Sydney Water Police, entre otros.

Harbour Bridge

Es el puente más famoso de la ciudad, y probablemente de todo Australia. Aunque es mucho más impresionante verlo desde la Opera House, el barrio de The Rocks o Observatory Hill Park, también se puede caminar por él. Si quieres disfrutar de unas vistas privilegiadas, en uno de los pilares se encuentra un mirador, Pylon Lookout, al cual se puede acceder por $15. O si prefieres una experiencia más extrema, también se organizan «escaladas» al puente, aunque los precios empiezan en los $100 por persona.

Harbour Bridge desde Observatory Hill
Vistas de Harbour Bridge desde Observatory Hill

Observatory Hill Park

En lo alto de una pequeña colina, situada entre Darling Harbour, Harbour Bridge y The Rocks, se encuentra el Observatorio de Sydney. Esta estación meteorológica fecha de 1859, habiendo sido antiguamente un fuerte de defensa. Actualmente es un museo donde se pueden conocer las antiguas herramientas y aparatos usados en la estación, conocer sobre astronomía y meteorología en Sydney y observar las estrellas desde el observatorio situado en el piso de arriba del edificio.
Desde esta pequeña colina también se pueden disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad, sobretodo de Harbour Bridge, situado justo enfrente.

Observatorio de Sydney
Edificio del Observatorio de Sydney

Circular Quay

Aunque no sea gratuito, también vale mucho la pena coger el Circular Quay y navegar por la bahía hasta alguno de los otros puertos. Te ofrecerá unas vistas increíbles de Harbour Bridge y la Opera House, así como de otros suburbios de la ciudad, viendo la variedad de zonas que hay. Además, casi todas las líneas pasan muy cerca de Fort Denison, un antiguo fuerte de defensa situado en un pequeño islote en medio de la bahía.

Watsons Bay, Hornby Lighthouse and Coastal Cliff Walk

Sydney es una ciudad enorme, y aunque pases semanas en ella, seguramente no llegues a visitar ni la mitad de sitios. Aún y así, si únicamente vas con la intención de pasar un par de días en la ciudad, vale la pena salir del centro y apreciar la inmensidad de ella.

Watsons Bay, no muy lejos del centro (en ferry) ofrece otro punto de vista completamente opuesto al centro de la ciudad, pudiendo ver el famoso Harbour Bridge y la zona financiera desde el otro lado de la bahía.

South Head Lighthouse
Faro en South Head, con el acantilado del suburbio de Manly al fondo

Para llegar hasta aquí sólo hay que coger el Circular Quay T4, que para en Rose Bay y Watsons Bay. Durante el trayecto se pueden disfrutar de unas magníficas vistas de la bahía de Sydney. Una vez desembarques, si sigues la pequeña playita llena de barcas que se encuentra a la izquierda del muelle, llegarás hasta Camp Cove beach. Al final de ésta, empieza el camino costero (South Head Heritage Trail) que lleva hasta el faro, en el extremo del cabo, pasando por Lady Bay Beach, una pequeña cala situada entre las rocas donde darse un tranquilo baño. Al llegar al extremo, encontramos Hornby Lighthouse, el faro blanco y rojo que sigue en pie tras más de 160 años, y la casa donde vivía el farero y su familia. Al otro lado, el acantilado de la punta de Manly, ofrece unas vistas espectaculares.

Otra vez de vuelta hacia Watsons Bay, podemos cruzar Robertson Park hacia el otro lado, donde encontramos el océano abierto. El Coastal Walk tiene aproximadamente 2’5 km hasta llegar a Clarke Reservation. Durante todo el paseo, pasando por Macquarie Lighthouse, el paisaje a la izquierda ofrece acantilados y vistas al amplio océano; a la derecha, la bahía de Sydney. Se puede apreciar a lo lejos el Harbour Bridge y la torre de Sydney, en el distrito financiero, que destaca entre los altos edificios del centro de la ciudad.

Acantilados Sydney
Acantilados junto al océano en Sydney

Descárgate la ruta o consulta el mapa

Puedes descargarte los marcadores para Maps.me aquí. O consultar el mapa y guardarlo en Google Maps:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.