Qué hacer en Varsovia en tres días

Descubre Varsovia, la capital de Polonia, en un fin de semana

Esta bonita ciudad de coloridas fachadas es la más grande de Polonia y, posiblemente, la que alberga también más historia. Con sólo mirar su variedad de edificios se aprecia el paso del tiempo por ella: desde iglesias góticas y palacios neoclásicos a los grandes bloques de pisos soviéticos y los rascacielos más modernos.

Fachadas colores centro ciudad
Coloridas fachadas del centro de la ciudad

En este posts explico todo lo que puedes visitar en una escapada de fin de semana en esta ciudad.

¿Cómo llegar al centro desde el aeropuerto?

Si llegas al Warsaw Chopin Airport tienes dos opciones para llegar al casco antiguo o centro de la ciudad (Stare Miasto): en tren o autobús.

En la estación de tren Warszawa Lotnisko Chopina, que se encuentra en la Terminal A del mismo aeropuerto, puedes coger el tren hasta el centro de la ciudad, bajando en la estación Warszawa Sródmiescie (línea S2) o en la estación central ‘Warszawa Centralna’ (línea S3 y KML). El trayecto es de 22 minutos aproximadamente y el precio, dependiendo de qué tren cojas, está entre 4,40 PLN y 6,80 PLN (1€ y 1,60€, respectivamente).

Hay varias rutas de autobús que operan entre el aeropuerto y el centro de la ciudad. Dependiendo de dónde vayas, deberás coger una u otra. La más común es el 175, que va hasta la terminal de autobuses en el centro de la ciudad, en la Plaza Pilsudski. El trayecto es un poco más largo que en tren, de unos 45 minutos, pero el precio del billete es también de 4,40 PLN.

Por la noche los autobuses normales y el tren no funcionan, por lo que la única opción es el autobús nocturno N32, que opera entre las 23:15h y las 4:50h. Puedes consultar más información sobre el transporte desde y hasta el aeropuerto en la web del aeropuerto.

plaza ciudad nueva
Plaza de la ciudad nueva, Nowego Miasta, con la Iglesia Románica Católica de San Casimiro y el monasterio de monjas benedictinas

¿Dónde alojarse?

Varsovia no es una ciudad cara, por lo que se pueden encontrar buenos alojamientos por unos pocos euros la noche si no se es muy exigente. Para poder estar cerca de todo, lo mejor es alojarse por el casco antiguo de la ciudad (Stare Miasto) o Centrum. La calle Nowy Świat es una de las más concurridas de la zona, y a su alrededor hay cientos de hostales para backpackers o pequeños hotelitos más acogedores.

Si lo que buscas es un ambiente más tranquilo, no muy lejos se encuentra el barrio de Mokotów, con menos tráfico, menos turistas y bastantes cafeterías modernas y acogedoras donde pasar las horas de lluvia y muchas zonas verdes.

¿Cómo moverse por la ciudad?

Aunque la mayoría de sitios turísticos se pueden visitar andando -cosa que también te permite conocer mejor la ciudad-, Varsovia es una ciudad muy bien conectada por transporte público. Metro, tranvía o autobuses conectan todos los puntos de esta gran urbe.

Aunque sigue en construcción, hay dos líneas de metro que conectan de norte a sur y de este a oeste, encontrándose en el centro. El tranvía y los diferentes autobuses conectan el resto de la ciudad. El precio del billete es de 4,40 PLN por trayecto, pudiendo hacer transbordo en un límite de 75 minutos. Los billetes se compran en las estaciones de metro, en algunas paradas de tram o bus y sino, dentro del mismo vehículo. Asegúrate de llevar siempre una tarjeta y algo de monedas contigo, ya que nunca sabes qué tipo de máquina te vas a encontrar. Los billetes que se compren fuera del bus o tram deberán ser validados al subir al transporte, pero los que se compran directamente dentro no hace falta.

monumento Pequeño Insurgente y muralla
Monumento del Pequeño Insurgente con la muralla de fondo

¿Qué hacer?

Varsovia es una ciudad grande, con gran cantidad de cosas para hacer y sitios que visitar, pero me voy a centrar en los dos distritos principales. La zona más concurrida y turística es el distrito de Śródmieście, situado al oeste del río Vístula, que cruza la ciudad de norte a sur. Al otro lado, se encuentra el distrito de Praga, el barrio bohemio de la ciudad, junto a toda la zona verde que bordea el río.

Distrito de Śródmieście

Old Town

Es la zona más turística y conocida de la ciudad. Durante el Alzamiento de Varsovia en 1944 esta parte de la ciudad quedó totalmente destrozada, pero fue reconstruída una vez acabada la Segunda Guerra Mundial. Las estrechas callecitas están llenas de tiendas de souvenirs, bistros y cafeterías, con sus correspondientes terrazas al aire libre.

Stare Miasto, Palacio Real y Columna de Segismundo III
Stare Miasto, la plaza principal de Varsovia, con el Palacio Real a la derecha y la columna de Segismundo III enfrente

La plaza principal, Stare Miasto, es una gran plaza abierta donde destaca el Palacio Real, un gran edificio de color rojo y cúpulas verdes. En una de las calles contiguas, se encuentra la Catedral de San Juan, que fecha del siglo XIV y que en verano alberga conciertos de Chopin. Esa misma calle desemboca donde antiguamente se situaba el mercado local, una pequeña plaza rodeada de coloridos edificios e invadida de terrazas de los restaurantes turísticos. Un poco más allá, y siguiendo los edificios con fachadas dignas de admirar, nos encontramos con la antigua muralla de la ciudad, también llamada Barbakan.

Esta muralla, que sirve de frontera entre la Old Town y la New Town, también hospeda al pequeño Mały Powstaniecque traducido significaría ‘el pequeño insurrecto’. Esta escultura conmemora los niños soldados que lucharon y fallecieron durante el Alzamiento de Varsovia en 1944.

New Town

Aunque no haya mucho para ver en esta zona, ya que la parte más bonita está en Old Town, merece la pena visitar el Monumento al Alzamiento de Varsovia. Situado en el edificio de los Juzgados, este monumento se compone de dos partes, que conmemoran también a aquellos que lucharon contra la ocupación alemana en 1944. Simboliza, por un lado, los soldados huyendo de un edificio que se derrumba y, por otro lado, aquellos que salían a luchar desde las alcantarillas, donde se encontraban escondidos.

monumento Alzamiento de Varsovia 1944
Parte del Monumento al Alzamiento de Varsovia de 1944

También en esta zona se encuentra la Nowego Miasta, la plaza del mercado nuevo. La plaza en sí no es tan bonita como la de Old Town, pero en ella se encuentra la Iglesia Románica Católica de San Casimiro, considerada una de las obras arquitectónicas más valiosas y originales de Varsovia, debido a su forma en cruz griega. Fue casi completamente destruída en la ocupación alemana, pero gracias a que se conservaron los planos, se pudo restaurar nuevamente. Está rodeada por el monasterio de Hermanas Benedictinas del Santísimo Sacramento.

Como curiosidad, unos pocos metros más allá de la plaza, se encuentra Samborska, la calle más corta de toda Polonia, con tan sólo 22 metros.

Museo de la Historia de los Judíos Polacos

Este museo se encuentra en el interior de un curioso edificio moderno que, según el arquitecto, pretende ser ‘una caja y una tarta a la vez’. Desde fuera es un gran cubo brillante con una pequeña brecha ondulada. Dentro, alberga años y años de historia de convivencia entre el pueblo polaco y el judío.

A través de las salas se van recorriendo siglos y siglos de historia, desde la época medieval, pasando por una de las calles de una judería de preguerra, donde puedes descubrir el periodismo y cine de la época, hasta el Holocausto, los ghettos judíos y la historia más reciente del país. Esta exposición interactiva te puede llevar horas de descubrir, por lo que te recomiendo que vayas con bastante tiempo para poder visitarla a tu ritmo sin perderte nada. El precio de la entrada normal es de 30 PLN por persona y lo puedes visitar cada día de 10 a 6, a excepción de los martes, que está cerrado, y los fines de semana que está abierto hasta las 8.

entrada museo Polin
Entrada ondulada al Museo Polin, que destaca por su arquitectura

Justo enfrente del edificio Polin, que alberga el Museo, se encuentra el Monumento a los Héroes del Ghetto.

No muy lejos se encuentra el monumento Umschlagplatz, una estructura un poco decepcionante pero situada allí donde los judíos subían al tren en dirección a las cámaras de gas de Treblinka. A poca distancia, se encuentra uno de los cementerios judíos más grandes de Europa. Antes de visitarlo, mejor infórmate de los horarios de apertura, ya que el muro que lo rodea no permite ver nada en caso que lo encuentres cerrado.

Hala Gwardii y Hala Mirowska

A apenas 20 minutos del museo se encuentran los edificios de Hala Gwardii y Hala Mirowska. El primero, una gran nave decorada con fotos de boxeadores y con un gran ring en el centro, es un buen sitio donde ir a comer. Alberga una gran cantidad de puestecitos de comida, tanto típica polaca como de otros rincones del mundo. Además, también hay algunas paradas de jabones naturales, dulces y vinos polacos. Aunque no es de los sitios más económicos, se puede comer un plato de pierogis (dumplings polacos rellenos de carne o verduras), por unos 25 PLN.

Junto a él se encuentra Hala Mirowska, el mercado local. Tanto dentro del edificio como sus alrededores son un cúmulo de frutas y verduras, carnicerías y tiendas con todo tipo de productos de limpieza. Vale la pena darse una vuelta por los diferentes puestos y admirar la gran variedad de huevos que hay o los diferentes tipos de calabazas.

Es importante ir por la mañana -y a poder ser de viernes a domingo-, para asegurarse que está abierto.

Hala Gwardii
Edificio de Hala Gwardii, al fondo se entrevé el edificio del mercado, Hala Mirowska
Saxon Garden y la Tumba del Soldado Desconocido

Este gran jardín, situado en el centro de la ciudad, es perfecto para disfrutar de una tarde de relax, pasear entre los árboles o sentarse en uno de los bancos a beber un café de uno de los carritos ambulantes (que por cierto, no son nada baratos). Justo en la entrada del parque podemos ver un pórtico, el único que queda en pie del Palacio Sajón que fue destruido en la Segunda Guerra Mundial. Bajo él, se encuentra el monumento, custodiado por soldados y, enfrente, una bandera de Polonia. Este monumento es un homenaje a los hombres y mujeres que dieron su vida para proteger al país. Fue construido en 1925 para enterrar los restos de un soldado desconocido y, junto a él, se colocaron algunas vasijas con tierra de diferentes campos de batalla.

tumba Soldado Desconocido y Parque Saxon
Tumba del Soldado Desconocido rodeado por los árboles del parque Saxon
Calle Próżna

A poca distancia del Saxon Garden se encuentra esta calle. Aunque a primera vista pueda parecer insignificante, es un sitio histórico. Ésta es la única calle del antiguo ghetto en la que todavía se mantienen edificios en pie.

Palacio de Ciencia y Cultura

Aunque la mayoría de gente no entre a la gran construcción que es símbolo de la ciudad, merece la pena pasar por delante para ver el imponente edificio. Fue construido en 1955 y es sede de varias compañías e instituciones, así como de actividades culturales como conciertos o cines. Por la noche, una gran cantidad de focos de colores lo iluminan, haciendo que destaque por encima de los más altos rascacielos que lo rodean.

Nowy Świat
Nowy Swiat
Calle Nowy Świat

Ésta es, posiblemente, la calle más famosa de toda Varsovia. No sólo dispone de unas grandes aceras llenas de terrazas de restaurantes y cafeterías, sino que también está llena de tiendas, portales a patios interiores llenos de bares y hostales y un largo etcétera. Si quieres encontrar algo en Varsovia, lo más seguro es que esté en esta calle.

Bajando desde Stare Miasto se encuentra la zona más tranquila, con unos pocos restaurantes y un parquecito. Pronto encontramos la Universidad y, enfrente, la Iglesia de la Santa Cruz. Dentro de ella, en una de las columnas, se encuentra una urna con el corazón del famoso compositor polaco Fryderyc Chopin.

Si seguimos paseando por la calle iremos de pleno a la zona de bares. Durante el día, las tiendas de souvenirs y los restaurantes son el reclamo principal. A la que cae la tarde, los jóvenes y visitantes de la ciudad llenan las calles, saltando de bar en bar disfrutando de la gran variedad de cervezas y vodkas que ofrece el país. En concreto, destaca el Pawilony, situado en los números 22/28. Se trata de una entrada a un patio interior donde se pueden encontrar una gran cantidad de pavellones, que vienen a ser pequeños bares con músicas y ambientes distintos que conforman el corazón de la vida nocturna de Varsovia.

Palacio sobre el agua

El parque Łazienki o parque de los Baños Reales, es el más grande de la ciudad. En él no sólo se encuentra el jardín botánico, sino también una facultad de la Universidad de Varsovia, varios monumentos y el Palacio sobre el agua. Este último fue la residencia de verano del último rey de Polonia y, actualmente, alberga el Centro Contemporáneo de Arte de Varsovia.

palacio Sobre Agua
Palacio sobre el agua, en el parque Łazienki

Los jardines verdes invitan a estirarse en la hierba o a disfrutar de las vistas del palacio. Por ellos, corretean varios pavos reales, siendo el punto de mira de todas las cámaras de los visitantes. Un par de puentes permiten cruzar al otro lado del embalse, ofreciendo unas espectaculares vistas del Palacio sobre el Agua. Y, al otro lado, se encuentra un pequeño teatro, también situado sobre una isla.

Distrito de Praga

Museo Czar PRL

Aunque realmente no haya mucho que ver dentro de este pequeño museo, es curioso por la cantidad de objetos de la época comunista que se pueden encontrar dentro. Únicamente cuenta con un par de salas, donde se amontonan la gran colección de objetos cotidianos. Desde jabones, y secadores, a retales de periódicos, motos y buzones, pasando por discos de vinilo y butacas de cine. La entrada es de 8 PLN, pero si se quiere una visita guiada, se deberá reservar con antelación y pagar un coste extra. El horario es de 10 a 4 entre semana y de 11 a 5 los fines de semana.

Para llegar hasta allí desde el centro, se puede coger un tranvía en Stare Miasto hasta la parada de Gocławska.

Museo del Neón

A tan solo 5 minutos del Museo Czar, se encuentra una nave con este otro museo. Es el primer y único museo del neón en Europa. Los propietarios del museo se dedican a recolectar y restaurar carteles de neón, coleccionando tantos como sea posible. Dentro del edificio se puede encontrar la colección más extensa que existe de carteles de neón pertenecientes a la Guerra Fría. Abren todos los días, exceptuando los martes. Entre semana de 12 a 5, sábados de 12 a 6 y domingos de 11 a 5. El precio de la entrada es de 12 PLN.

Neon Museum
Nave que alberga el museo del Neón
Calle Brzeska

Es la calle principal del barrio de Praga. Sus edificios, como los de todo el barrio, se encuentran todavía en reconstrucción -más cerca del río puede apreciarse como los edificios modernos, poco a poco, van invadiendo la zona-. Tanto en esta calle como por toda la zona, se pueden encontrar grandes paredes con graffitis. Si te interesa el arte urbano y visitar estos murales, lo más sencillo es hacerte con una guía ‘Warsaw in your pocket que podrás encontrar en los hostales o algunas tiendas (es gratuita). A parte de información sobre street art, también podrás encontrar información sobre todas las atracciones turísticas y los eventos que se lleven a cabo en la ciudad en ese momento.

No muy lejos se encuentra el Bazar Różyckiego, el más antiguo de la ciudad. No tuve la suerte de encontrarlo abierto, pero si tienes la oportunidad, seguro que merece la pena pasearse por él.

Nocny Market

Situado en el distrito Wola, y un poco alejado del centro de la ciudad, se encuentra este mercado nocturno. No sólo vale la pena por la gran cantidad y variedad de comida y bebidas que puedes encontrar, con puestecitos tanto locales como de otras partes del mundo, sino por su situación. Se encuentra en lo que es la antigua estación de trenes de la ciudad. Para llegar hasta él se recorre el camino entre los diferentes edificios que conformaban la estación, hoy en día medio en ruinas y recubiertos de graffitis. Al fondo, las luces de neón nos indican que nos encontramos en el sitio correcto.

Es un buen sitio para cenar, picar algo, o simplemente disfrutar de una cerveza junto a las vías de tren, que todavía guardan las viejas locomotoras.

Puedes llegar hasta él desde el centro de la ciudad con los autobuses 128 y 175 hasta la parada Pl. Zawiszy, o con el 190 hasta Rondo Daszyńskiego. Lo encontrarás abierto de jueves a sábado a partir de las 5 de la tarde y los domingos desde las 4.

Nocny Market
Nocny market

¡Disfruta de Varsovia!

Descárgate los marcadores o consulta el mapa

Puedes descargarte los marcadores para Maps.me aquí. O consultar el mapa y guardarlo en Google Maps:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.