Parques Nacionales de Nepal

Visita Chitwan y Bardia, dos de los Parques Nacionales más conocidos de Nepal

Nepal tiene más de 10.000 kilómetros cuadrados de áreas protegidas, que se agrupan en más de 10 parques Nacionales distribuídos a lo largo del pequeño país. En estas zonas se conservan y protegen una gran cantidad de especies diferentes, tanto de flora como de fauna.

En otros posts ya he hablado del Annapurna Conservation Area y del Parque Nacional de Rara, situados en las montañas. En este post voy a hablar de otros dos parques, situados en la zona del Terai, es decir, la plana situada cerca de la frontera con India.

Parque Nacional de Chitwan

Este Parque Nacional, situado en el centro sur de Nepal, muy cerca de la ciudad de Bharatpur y a unas 6 horas de la capital, es el primer parque nacional del país. Sus cerca de 1.000 kilómetros cuadrados fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en el 1984. Actualmente, se ha convertido en el parque nacional más visitado de Nepal.

Aunque se puede acceder a él a través de varias poblaciones situadas a su alrededor, el punto más conocido es Sauraha, un pequeño pueblo en el que, a pesar de ser turístico, se respira una cierta calma y tranquilidad. El área está llena de hostales y pequeños ‘lodges’ donde alojarse, restaurantes de comida típica, tiendecitas de souvenirs y, cómo no, agencias especializadas en tours por la selva.

Aunque puedes entretenerte a buscar el mejor tour por las diversas agencias, lo mejor, casi siempre, es contratarlo en el mismo hostal donde te hospedes. Todas las agencias ofrecen más o menos lo mismo y a los mismos precios, por lo que no hay necesidad de perder el tiempo. Entre las actividades más conocidas se encuentran: montar en elefante, pasear en jeep o caminar por la selva.

jengibre silvestre huella tigre Chitwan National Park
A la izquierda, una flor de jengibre silvestre. A la derecha, la huella de un tigre.

Ya que es demasiado peligroso ir por tu cuenta, a parte de que no está permitido bajo ningún concepto, yo me decanté por un combinado que ofrecían: bajar por el río en canoa y después adentrarse caminando por la selva para volver a pie tras haber pasado unas cuantas horas buscando animales salvajes. En total fueron unas 4 horas y el precio de la entrada y el guía, 4.000 rupias: el más barato de los tours.

Aunque no todo el mundo tiene la misma suerte, durante el paseo en canoa es posible ver gran cantidad y variedad de pájaros y algún que otro cocodrilo. Una vez en la selva, los insectos de distintas especies abundan. Pero cuanto más te adentras, más interesante se pone: huellas de tigres y elefantes salvajes, plantas alucinógenas que es mejor no tocar y estar alerta en todo momento, siempre puede aparecer algún rinoceronte.

Mi estada en Sauraha fue muy breve, más que nada porque hay que pagar la entrada al parque cada día, y contratar un guía o tour cada vez. Aún y así, también os recomiendo pasear por los alrededores del pueblo y la frontera con el parque, el río. Desde la seguridad del otro lado podrás observar los cocodrilos rondando en las aguas y al atardecer, los rinocerontes que se acercan a darse un baño refrescante.

¿Cómo llegar hasta allí?

Desde Katmandú hay autobuses turísticos que llevan directamente. Si te decantas por el transporte local, lo mejor es ir hasta Bharatpur y desde allí a Sauraha, aunque la parada donde te dejan está a casi 10 km de la entrada del parque y la zona donde se encuentran todos los hostales y ‘lodges’. Por tanto, si te decantas por esta opción, lo mejor sería tener reservada una habitación, con lo que probablemente te vendrán a recoger a la parada gratuitamente.

 

Parque Nacional de Bardia

No era mi intención acercarme hasta el Parque Nacional de Bardia, pero el chico alemán con el que iba viajando me acabó convenciendo, y no le puedo estar más agradecida. Lo que en un principio iban a ser un par de días de visitar la selva e irnos hacia otro lado, se convirtieron en casi una semana de relax. La tranquilidad que se respiraba en la zona era indescriptible, y nos acabó enganchando.

Este Parque Nacional se encuentra en el sur oeste de Nepal, muy cerca de Nepalgunj, cuya carretera traviesa el parque, ofreciendo a los viajeros unas vistas en primera fila de bosques llenos de monos viendo a los coches pasar.

Thakudwara es el pueblecito de entrada al parque nacional y aunque sea diminuto, consta con gran cantidad de ‘lodges’ donde alojarse durante tu estada en la zona. No hay hostales propiamente dichos, y el lugar donde fuimos a parar nosotros nos ofreció una experiencia que creíamos fuera de nuestro presupuesto.

La guesthouse resultó ser un conjunto de bungalows mucho más lujosos de lo que estábamos acostumbrados (días antes habíamos dormido en un granero), ofreciéndonos desayuno incluído y organizándonos nuestra expedición dentro del parque ofreciéndonos descuentos por ser huéspedes, a parte de incluir la comida para nuestra expedición.

Como en el Parque Nacional de Chitwan, en este también es posible ir en jeep y hacer el safari en elefante, pero nosotros decidimos ir andando e intentar ver algún rinoceronte o tigre. Aunque con este último no tuvimos suerte.

rinoceronte y su hijo bañandose en Bardia
Rinoceronte y su hijo dándose un baño en las aguas del río. Fotografía de Prakash, nuestro guía.

El precio para entrar en el parque es de unas 1.000 rupias, pero contratando el guía (que es obligatorio) y lo que sería la excursión, sale por unas 4.000 rupias en total. A veces es negociable, pero es posible que no consigas un gran descuento en casi ningún sitio. 

Aunque el tour fue muy completo, visitando puestos de vigilancia con vistas a la selva, viendo ciervos al amanecer, aprendiendo a escalar árboles al estilo nepalí y avistando cocodrilos y rinocerontes, pasamos también gran parte del día escondidos a un lado del río esperando pasar tigres (que no se dignaron a aparecer). Aún y así, no queríamos irnos de la zona después de haber visitado el parque, y tampoco podíamos permitirnos pagar otra vez la entrada y el guía, por lo que recorrimos los alrededores.

Decidimos alquilar un par de bicicletas y perdernos por los caminos entre los campos y bosques colindantes. Los caminos, aunque polvorientos, son muy poco frecuentados por coches y motos, por lo que es agradable pasear en bicicleta. 

Cuanto más nos alejábamos de Thakudwara, más casas de barro aparecían, formando pequeños pueblos. La población, agricultora y ramadera, comparten las calles con el ganado, con tal de evitar que sea devorado por los tigres. Nos contaron que, aunque no era muy común, de vez en cuando algún tigre atacaba a los humanos.

Es así como encontramos nuestro siguiente plan: dormir en una casa del árbol. Aunque no estaba preparada para pasar más que una noche y teníamos que arriesgarnos a ser atacados por algún animal cada vez que íbamos al baño, nos quedamos allí 3 días. El silencio de la noche, la posibilidad de ver animales salvajes (aunque al final no viéramos ninguno) y el hecho de estar en medio de la nada nos daban una sensación de calma increíble. Nos hubiéramos quedado a vivir.

casa árbol parque nacional Bardia y árbol enredado
A la izquierda, la casa del árbol donde pasamos un par de noches. A la izquierda, una rama enredada alrededor de un árbol dentro del Parque Nacional.

¿Cómo llegar hasta Bardia?

Depende dónde te encuentres de Nepal, pero lo mejor sería ir hasta Nepalgunj, la ciudad grande más cercana, y de ahí buscar un bus que lleve directamente al Parque Nacional.

A nosotros, desde la estación de buses de Nepalgunj nos prometieron llevarnos hasta Thakudwara, pero una vez en Ambassa, éramos los únicos yendo hasta allí, por lo que cancelaron el trayecto dejándonos a nuestra suerte. Y suerte es lo que tuvimos. Uno de los chavalines que intentaba vendernos billetes de autobús a cualquier lado nos puso en contacto con un amigo suyo que tenía una guesthouse en Thakudwara y nos vino a buscar en moto. Y así, los tres, con las dos mochilas e intentando no perder el equilibrio, llegamos hasta el encantador pueblecito del Terai.

Si te encuentras en la misma situación y no tienes tanta suerte como nosotros, probablemente lo mejor sería preguntar si ese mismo día saldrá algún bus en dirección al Parque y, en caso contrario, contratar algún tuktuk que te acerque.

Descárgate los marcadores o consulta el mapa

Puedes descargarte los marcadores para Maps.me aquí. O consultar el mapa y guardarlo en Google Maps:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.